Compliance

RESPONSABILIDAD PENAL DE LAS PERSONAS JURÍDICAS

Consultoría y asesoramiento personalizado para la implantación de un Plan de Prevención de Delitos para evitar la responsabilidad penal de la empresa.

El Código Penal establece la responsabilidad penal de las empresas por los delitos cometidos “en nombre o por cuenta de éstas y, en su beneficio, por sus representantes legales y administradores de hecho o de derecho”. Asimismo hay responsabilidad si el delito lo cometen personas subordinadas a estos representantes o administradores por causa de “no haberse ejercido sobre ellos el debido, control atendidas las concretas circunstancias del caso”.

Hay que tener en cuenta que la responsabilidad penal de la sociedad puede ser exigible respecto de revelación de secretos, contra la propiedad intelectual o industrial, transacciones internacionales, estafa, blanqueo de capitales, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social, contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, daños informáticos, etc.

Por tanto, se obliga a los empresarios a adoptar las medidas de vigilancia necesarias para evitar que en el ejercicio de la actividad social puedan cometer estos delitos.

El Código Penal incluye la posibilidad de que la persona jurídica atenúe o exima su responsabilidad, siempre y cuando, adopte eficazmente un Modelo de Organización y Gestión de Prevención de Delitos (“compliance”).

El plan de prevención de delitos debe contar con una serie de elementos básicos tales como la existencia de un “compliance officer”, un canal de denuncias, un mapa de riesgos, un código de sanciones, medidas de reparación, etc. Además, el plan debe actualizarse constantemente y adaptarse al funcionamiento de la empresa.

El Modelo de Organización y Gestión de Prevención de Delitos es necesario porque es el único mecanismo de defensa que otorga la Ley para poder evitar que la empresa asuma la responsabilidad penal de un delito que ha sido cometido por otro.